Mi gato orina en la cama

Spread the love

Generalmente, los gatos son los animales más limpios del mundo. Pero ¿qué puedes realizar en el momento en que, de súbito, tu gato orina en cama en lugar de emplear su arenero? ¿Qué hay tras ese desapacible hábito y cómo conseguir que deje de hacerlo? Descubre qué causa el antihigiénico comportamiento de tu minino, de qué manera ayudarlo y de qué manera resguardar tu cama del orín de gato.

Todo el que que tenga gatos y haya pasado por esta experiencia lo sabe: la orina de gato huele fatal. Claro que hay artículos de limpieza destacables con los que puedes adecentar tu colchón y eliminar el fragancia, no obstante, esto no frecuenta quedarse en un caso aislado. ¿Qué hacer cuando tu bigotudo se niega a utilizar el arenero y deambula en tu dormitorio para llevar a cabo sus pretensiones? Mantener la puerta cerrada no es una solución en un largo plazo. Además, lo mucho más posible es que el gato se busque otra región que le resulte agradable para orinar. Para solucionar este inconveniente es necesario saber lo que causa el accionar de tu gato.

¿Por qué razón mi gato orina en cama?

La mayor parte de las veces, detrás del antihigiénico accionar de tu gato suele haber mucho más que un mal hábito. Dado que tu felino empiece a utilizar tu cama como baño suele estar relacionado con el agobio, la inseguridad o una patología física.  El bigotudo escoge a propósito la cama de su persona de referencia para realizar sus pretensiones. Esto en principio te resultará increíble, pero tiene su lógica: la cama es ideal como baño de sustitución porque no solo es absorbente y blanda, sino que es un rincón seguro donde retirarse para llevar a cabo sus cosas. Huele a su humano favorito, lo que le relaja y le da una sensación de seguridad y protección. Visto que la cama tenga una altura diferente a la del arenero, que suele estar en el suelo, le hace sentirse mucho más protegido.  Pero ¿por qué de repente se siente inseguro en su arenero y busca la protección de tu cama?

¿La carencia de higiene en gatos está causada por una enfermedad?

Antes de empezar a buscar las causas y reflexionar sobre el estado emocional de tu felino, deberías consultar a tu veterinario para estar seguro de que tu bigotudo está en buen estado de salud física. A veces la carencia de higiene hay que a patologías físicas. Los problemas de vejiga o de riñones, como la cistitis, los trastornos renales o las piedras en el riñón tienen la posibilidad de ser posibles causas. La constante necesidad de realizar pis y la inseguridad añadida por los dolores causan que se retire a tu cama, donde se siente seguro y protegido y donde el absorbente y blando colchón le da la sensación de poder relajarse y soltar la orina. El veterinario revisará a tu minino para saber si tiene alguna patología. Pide asimismo un análisis de sangre y de orina para estar seguro de que todo está bien. Si resulta que tu gato está enfermo, el tema de la falta de higiene se resolverá una vez tu minino comience con el tratamiento. Los antibióticos, otros fármacos o un cambio de nutrición hacen que los dolores al realizar pipí desaparezcan y tu bigotudo se volverá a acostumbrar por sí solo a su arenero. La desfavorable relación que establecen los gatos entre el arenero y los dolores va desapareciendo de a poco.

El agobio y el miedo como causantes de la falta de higiene en gatos

Si resulta que la salud física de tu gato está bien, es probable que lo que se esconda detrás de los asaltos de orina a tu cama sea psíquico. No te preocupes, no siempre hablamos de un trauma profundo, sino que puede deberse a trivialidades. Los gatos son animales de práctica muy sensibles. Los cambios mucho más sencillos en su rutina o en su entorno tienen la posibilidad de provocarles estrés y, como consecuencia, procuran la protección en cama de sus dueños. Una habitación renovada o redecorada, un mueble nuevo o la desaparición de un viejo sofá, una alfombra de fragancia irreconocible, o un suceso extraño, como los fuegos artificiales en fin de año, pueden irritar a tu felino y ocasionarle miedo. A veces es suficiente con haber lavado la manta de tu bigotudo, por lo que por el momento no huele como antes, o una fácil candela aromatizada en Navidad. Como es natural que asimismo hay eventos más grandes que son inevitables, como una mudanza, la partida de un familiar, el nacimiento de un bebé o la llegada de un nuevo animal doméstico. Aun los cambios en tu accionar tienen la posibilidad de lograr que tu minino se sienta inseguro. Por ejemplo ¿tienes el menor tiempo para tu gato por un nuevo trabajo o una nueva pareja? En ocasiones es el aburrimiento o pasar mucho tiempo en solitario lo que hace la sobrecarga emocional de tu felino.

Lograr que el gato se sienta seguro

Para que tu gato se acostumbre a usar nuevamente el arenero en vez de tu cama debes saber de qué forma achicar su agobio y devolverle la sensación de seguridad. Si la causa es un detergente nuevo o una vela de olor irreconocible, es muy simple de arreglar. Pero ¿qué ocurre en el momento en que la nueva situación no se puede cambiar? Entonces toca contribuir a tu bigotudo a acostumbrarse al nuevo ambiente, a la decoración, a la pareja o a los compañeros de piso nuevos o a los cambios en la rutina por un nuevo trabajo u horario. Ten paciencia con tu felino y no aguardes que el cambio se dé de un día para otro.

Achicar el estrés de tu gato

Si has encontrado la causa del cambio de accionar de tu bigotudo es hora de apoyarle a deshacer ese nuevo hábito. A lo largo de este desarrollo debes poner particular atención en darle a tu gato bastante amor y cariño. Tirarle la bronca por haber mojado tu cama es contraproducente, ya que este accionar casi siempre está relacionado con inseguridades, ya sea que tu gato está bajo estrés psíquico o padezca una patología física. Tampoco lo acaricies si le pillas in fraganti, ya que eso es menos útil. En este caso puedes enseñarle tu descontento con tu tono de voz y tus movimientos. No obstante, si tu reprimenda llega después tu felino ya no la relacionará con el hecho de haber mojado tu cama.

Consejos para tranquilizar a tu gato

Para regresar a aumentar la sensación de seguridad de tu minino, los difusores de olor para enchufes tienen la posibilidad de ser una gran ayuda. Hablamos de réplicas sintéticas de feromonas, o sea, neurotransmisores de fragancias de los gatos, que fomentan el confort del felino. Por poner un ejemplo, la feromona que suelta la gata madre en el momento en que amamanta a sus crías les envía una señal al inconsciente de que todo está bien y que pueden relajarse.

¡Con FELIWAY® CLASSIC haces de tu hogar una zona de confort y reduces el estrés de tu gato!

Resguardar la cama de la orina de gatos

Hacer una atmósfera confortable y aguardar con paciencia hasta el momento en que tu gato se relaje y vuelva a usar su arenero solventa el inconveniente de la orina en tu cama solo a plazo medio-largo. Mientras esto sucede puedes emplear unas cuantas medidas para proteger tu colchón del desapacible hábito de tu felino. Aparte de un protector de colchón, que puedes meter sin problemas en la lavadora, a lo largo del día puedes cubrir la cama con una manta isotérmica dorada y plateada (debe haber una en el botiquín de primeros auxilios), con un mantel encerado (de los que se utilizan para las mesas de jardín) o con papel de periódico. A los gatos les agrada lo cómodo y blando; las superficies duras o crepitantes les desagradan y se irán en busca de otro rincón tranquilo. Otra alternativa es poner la comida del gato en tu dormitorio, cerca de la cama. Los gatos no suelen hacer sus necesidades en la zona en la que comen. Para estar seguro puedes poner el comedero y el bebedero sobre la cama, pero vas a requerir una base impermeable para proteger tu cama de los restos de comida.

Rechazo del arenero

Si sabes que la causa de la falta de higiene de tu gato no es ni una patología física ni una carga sensible solo queda una tercera posibilidad: el arenero en sí. En dependencia de si tu minino repudia su baño desde el principio o si es tras un tiempo que prefiere utilizar tu cama como opción alternativa, podría ser que el género de arenero no le agrade. Hay algunos gatos a los que no les agradan los areneros cerrados. Asimismo posiblemente el inconveniente sea la arena para gatos, ¿se la has cambiado recientemente? Quizás podrías evaluar una diferente. Aun podría ser que el producto de limpieza que usas para adecentar su baño tenga un olor muy fuerte que desagrade a tu bigotudo. Otra causa de rechazo del arenero es que no se limpia con bastante frecuencia o que está en una región poco favorable.

Sicólogo para gatos

A veces se requiere de un poco de intuición para conocer la causa de la falta de higiene del gato. Es muy simple que no te des cuenta de los pequeños cambios que para los humanos no tienen relevancia, pero que pueden ser los desencadenantes de que tu minino de súbito hagas sus pretensiones en tu cama. Intenta empatizar con tu bigotudo y presta particular atención a sus señales. Ahora te precisa y seguramente diviértete con tus atenciones. Procura crear un ambiente relajado e impide todo cuanto pueda desequilibrar a tu intranquilo gato. En ocasiones el inconveniente se solventa por sí mismo. Sin embargo, si sigue usando tu cama como baño y no logras supervisar la falta de higiene por tu cuenta, es hora de que procures la asistencia de un profesional. Un sicólogo para gatos puede ayudaros con esta desagradable situación. Esto te permitirá proseguir conviviendo sin inconvenientes con tu querido felino.

Deja un comentario