Métodos anticonceptivos para gatos

Spread the love

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo a lo largo de todo el día? Pero la verdad es que vivimos en un planeta en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los fanáticos de los animales son siendo conscientes de la relevancia de eludir que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

La esterilización efectuada por el veterinario es el método anticonceptivo más común en los gatos, si bien es permanente e irreversible. Por fortuna, hay otras alternativas contraceptivas temporales.

Antinconceptivos para gatos: la esterilización y la castración

Hace algunos años, aún era recurrente esterilizar o castrar a los gatos de los dos sexos. Pero vamos a distinguir bien estos dos términos. La esterilización consiste en cortar las vías espermáticas de los machos o efectuar una ligadura de trompas en las hembras. Esta operación no altera la estabilidad hormonal del gato, por lo que seguirá teniendo el celo. No obstante, un embarazo ahora no es posible, si bien en dependencia de la duración de los días y de las condiciones de luz, todavía pueden vivir periodos de agobio cada pocos meses debido a la predisposición persistente a concebir. Las necesidades básicas como alimentarse y utilizar el arenero caen en el olvido gracias a la búsqueda de un compañero. El riesgo de tumores incrementa de manera importante en los animales no esterilizados. Además de esto, el periodo del celo también puede ser desesperante y agotador para la gente.

En caso de esterilizar al gato, el ciclo se reitera, por regla general, después de tan solo 9 días, y el gato puede estar en celo permanente. En consecuencia, la castración es una alternativa a la esterilización mejor y más saludable. Exactamente la misma esta última, la castración es una pequeña intervención quirúrgica. En un caso así, no solamente se cortan los oviductos en las hembras o las vías espermáticas en los machos, sino se extirpan de forma directa las glándulas genitales (los testículos en los machos y los ovarios o los ovarios y el útero en las hembras). A través de esta operación se extraen las hormonas sexuales, por lo que el celo desaparece. Ten presente que la castración es un procedimiento anticonceptivo persistente.

Los tratamientos hormonales brindan a los dueños y a los criadores de gatos la posibilidad de reprimir el celo del minino temporalmente con el objetivo de evitar el embarazo.

Pastillas anticonceptivas para gatas

¡Asimismo existen pastillas anticonceptivas para gatas! Estas refrenan el período del felino, evitan el celo y, con ello, un potencial embarazo. Dependiendo de la composición, las pastillas para el celo de las gatas se administran, en la mayoría de los casos, semanalmente, en lugar de a diario.

Dado que la pastilla se administra con la comida, es importante que el gato ingiera enserio el alimento. Los vómitos ocasionados por las bolas de pelo y la diarrea pueden disminuir la efectividad del producto.

Inyecciones anticonceptivas para gatas

Estas son otro de los métodos anticonceptivos para gatos. Ya que las inyecciones las pone el veterinario, el gato debe de acomodarse a las visitas regulares a la clínica veterinaria.

Las inyecciones son muy prácticas, más que nada, para los criadores, que solo procuran una solución contraceptiva temporal. Al revés que con las pastillas, con las inyecciones puedes estar seguro de que tu gato recibe la dosis hormonal necesaria. Sin embargo, muchos dueños de animales informan sobre los efectos secundarios de las creaciones muy concentradas, que afectan al equilibrio hormonal de los gatos.

Resultados consecutivos de los anticonceptivos para gatos

Todo suena estupendo, ¿o no? No posee por qué razón. Se sospecha que los productos hormonales son los causantes de diversos géneros de cáncer en los gatos. Son una solución temporal aceptable, pero no deberían usarse de forma permanente. Las pastillas y las inyecciones son correctas, por poner un ejemplo, para los criadores que desean ofrecer un periodo de tiempo de descanso a sus gatas.

Es prefereible que los amantes de los gatos que desean un método anticonceptivo duradero opten por entre las soluciones permanentes, no hormonales, mucho más seguras y también más asequibles en un largo plazo. Si bien la esterilización y la castración son intervenciones quirúrgicas, resultan mucho más saludables que el suministro constante de hormonas. A diferencia de la esterilización, la castración frena el período del gato y, con ello, se impide ese intérvalo de tiempo lleno de agobio provocado por las oscilaciones hormonales durante el celo y el peligro de una fase de celo duradera con riesgos adicionales para la salud física del gato.

Deja un comentario