Blog

Golpe de calor en gatos: de qué manera advertirlo y tratarlo

Spread the love

El verano supone mucho sol y altas temperaturas. Al paso que nosotros superamos el verano con bebidas frías y un chapuzón bien fresco, los gatos sufren de calor. Y sucede que un golpe de calor en gatos puede ser mortal. Te enseñamos de qué forma advertir a tiempo un golpe de calor en gatos y cómo ayudarlos de la mejor manera posible.

¿Cómo se detecta un golpe de calor en gatos?

Por suerte, hay rastros de que el calor está dejando al gato hecho polvo. Los síntomas de un golpe de calor en gatos y otros animales son:

  • Aumento de la frecuencia respiratoria y respiración por la boca (disnea)
  • Estado general enclenque y también intranquilo, síntomas de agotamiento y también inconsciencia
  • En ciertos casos, vómitos
  • Síntomas de shock: mucosas pálidas, pulso acelerado y respiración poco profunda
  • Incremento de la temperatura corporal a más de 40 grados

Primeros auxilios: ¿de qué manera puedo contribuir a mi gato?

Si tu gato muestra síntomas de un golpe de calor, debes actuar de inmediato. En caso contrario, puede resultar mortal. Existen medidas de primeros auxilios que puedes practicarle tú mismo.

Lo más importante es que mantengas la tranquilidad, puesto que le podrías contagiar el nerviosismo. Este estrés le provocaría aún más producción de calor.

Primero de todo, busca una zona fresca y a la sombra donde el gato se pueda recobrar. Dale agua fría.

Además de esto, debes refrescarlo activamente. Para ello, puedes envolverlo en toallas mojadas o ducharlo con agua fría de forma cuidadosa. De esta forma, la humedad de la piel se evapora y creas una atmósfera refrescante.

¿Cuándo tengo que llevarlo al veterinario?

Si tu gato no optimización o muestra signos de shock, llévalo al veterinario de inmediato. Durante el transporte, procura que esté fresquito. Por ejemplo, si lo llevas en vehículo, cúbrelo con toallas mojadas.

El veterinario tiene todos los medios para supervisarlo a fondo y estabilizarle la circulación. Por norma general, los gatos con un exceso de calor se someten a una terapia de fluidos por goteo intravenoso. Se les puede administrar con una inyección bajo la piel o directamente en las venas.

Además, hay que taparlos con esterillas o mantas refrigerantes. Desgraciadamente, un golpe de calor en gatos con frecuencia tiene un final funesto. De ahí que, los gatos afectados deben estar bajo supervisión intensiva hasta que se normalicen sus constantes vitales.

¿Qué es un golpe de calor?

En medicina, un golpe de calor se denomina hipertermia o hiperpirexia. Aparece en el momento en que la temperatura corporal del gato excede los 40 grados por una acumulación de calor. Esto hace una perturbación del sistema cardiovascular.

En cambio, es mucho más bien difícil que un gato sufra una insolación, consistente en un daño térmico de las meninges. Esto es mucho más propio de las personas.

¿Cómo marcha la regulación del calor en el cuerpo de un gato?

La termorregulación en la gente y los gatos tiene rincón en el cerebro. Mejor dicho, el responsable es el hipotálamo, ubicado en el diencéfalo. El hipotálamo recibe información sobre la intensidad de la temperatura interna de hoy (valor real) por medio de sensores especialistas (receptores). Estos receptores están organizados por todo el cuerpo del gato. Ahora, el valor real medido se equipara en el cerebro con el valor teorético.

Si el valor real difiere del teórico, el cuerpo puede regular la temperatura con múltiples mecanismos:

Bastante frío: valor real < valor teórico

Con un aumento de la actividad física (p. ej., tiritera) se produce calor.

Demasiado calor: valor real > valor teórico

Los gatos jadean, procuran lugares con sombra o se asean mucho más el pelo para humedecerlo. Estas medidas sirven para disipar el calor.

¿Cuáles son las causas del golpe de calor en gatos?

Para poder prevenir un inquietante golpe de calor, es importante comprender cómo se produce. Ámbas causas más comunes son:

  • Una permanencia bastante extendida en zonas con temperaturas altísimas sin oportunidad de refrescarse. Estas tienen dentro, especialmente, los coches.
  • Un esfuerzo físico extremado, a lo largo del cual, además, la disipación de calor está debilitada. Esto puede suceder, por poner un ejemplo, si hay mucha humedad.

¿Los gatos tienen la posibilidad de sudar?

Hay diversos tipos de glándulas sudoríparas: las ecrinas y las apocrinas. Las ecrinas controlan el equilibrio térmico, mientras que las apocrinas producen sustancias olorosas.

A diferencia de los humanos, los gatos tienen casi solo glándulas sudoríparas apocrinas. Únicamente tienen ecrinas en la piel sin pelo, es decir, en las almohadillas y entre los dedos de las patas. De ahí que, solamente pueden desvanecer el calor excesivo a través del sudor.

¿Cómo se previene un golpe de calor en gatos?

Importante: Aunque la temperatura exterior sea de 20 grados, el coche se puede convertir velozmente en una peligrosa cámara térmica, independientemente de si las ventanas están abiertas o no. De ahí que, los gatos, perros y otros animales nunca tienen que mantenerse en el vehículo bastante tiempo.

Dales a tus animales bastante agua, especialmente en días calurosos, y oscurece las estancias siempre y cuando resulte posible. Con una fuente puedes animar a tu minino a beber más y, así, prevenir una deshidratación. Además, las ubicaciones de sombra y las esterillas refrigerantes lo asisten a disipar el calor.  Asimismo le puedes poner toallas o mantas húmedas para refrescarlo.

Si tu gato padece bastante con las temperaturas exteriores, puedes hacerle una pregunta al veterinario sobre el esquileo. Si esto es posible o no es algo que es dependiente de la raza.

Lectura recomendada: las temperaturas veraniegas pueden ser agotadoras para nuestros mininos. Te garantizamos consejos sobre complementos para gatos indispensables en verano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *