De qué manera calmar a los gatos que tienen temor a los fuegos artificiales |

Spread the love

Los gatos tienen unos órganos sensoriales extraordinarios. Escuchan prácticamente tres ocasiones mejor que los humanos y ven bastante superior que nosotros en la obscuridad. De ahí que, no es de extrañar que muchos mininos se asusten con el ruido ensordecedor y con los destellos refulgentes de los fuegos artificiales típicos de Nochevieja. En el presente artículo te explicamos de qué manera puedes contribuir a tu pequeño felino en esta situación tan agotador.

No todos y cada uno de los gatos reaccionan igual a los petardos; al paso que ciertos apenas pestañean, a otros les entra el pánico. Tenemos la posibilidad de detectar si un minino se asusta por los fuegos artificiales si comienza a temblar, a caminar inquieto por la vivienda, a lamerse en exceso o si, de súbito, desatiende su higiene. Los felinos que van de casa tienen la posibilidad de asustarse tanto que no hallen el sendero de vuelta o que se crucen por delante de algún vehículo frente al pavor. La verdad es que el miedo puede tener un desenlace dramático. Por ello, resulta esencial saber cómo eludir que tu gato se estrese y qué medidas puedes tomar a fin de que no se asuste tanto con los fuegos artificiales.

10 consejos para preparar a tu gato para Nochevieja

El fuerte silbido y estallido de los primeros fuegos artificiales coge a la mayoría de los gatos por sorpresa, en tanto que estos son completamente ajenos a que los humanos festejamos el Año Nuevo de esta manera. Afortunadamente, puedes tomar ciertas medidas sencillas para disminuir el susto a tu minino, como los siguientes diez consejos que hemos preparado para ti.

  • Da a tu gato lugares para retirarse

Los mininos son unos animales fugitivos que, cuando se den cuenta de que no pueden salir en Año Nuevo, precisarán un refugio en el hogar donde poder acudir en el caso de «peligro». Lo ideal sería una habitación propia y apacible que esté lo mucho más alejada viable de los estruendosos fuegos artificiales y a la que el felino pueda escapar por su cuenta en caso necesario. A fin de que tu gato se sienta bien allí, deberías colocar en esa habitación su cama habitual.

Quien no pueda poner predisposición de su minino una cuarta parte entero, puede optar por poner una cueva para gatos bajo la cama, detrás del sofá o en el armario. Una caja de cartón utilizada, oscurecida y con el techo reforzado puede servir para este fin. A la mayoría de los gatos les gusta mucho esconderse debajo de las mantas o meterse a las grutas de los rascadores, y seguramente en Nochevieja asimismo considerarán válidas estas opciones.

Caso de que tu bigotudo se decida por otro refugio, no te frustres y respeta su resolución. Bajo ningún concepto deberías obligarlo a probar la cómoda cueva que le has comprado por el hecho de que este comportamiento solo va a asustarlo y confundirlo.

¡Por un año nuevo relajado!

Según el temor que muestre tu gato a los fuegos artificiales, precisarás aproximadamente paciencia con las medidas que te hemos expuesto. Los gatos son individualistas y no todos los tipos de «terapia» dan excelente resultados próximamente. Si prosigues los diez consejos precedentes, seguro que por unas medidas o por otras vas a tener éxito y lograras achicar relevantemente el estrés de la Nochevieja para tu gato. Gracias a ello, los dos podréis recibir tranquilos y relajados el nuevo año.

Deja un comentario