Blog

Cómo lidiar con el deterioro cognitivo

Spread the love

Los gatos viven más tiempo que nunca. Cuando empecé mi carrera veterinaria, un gato de 20 años era una extravagancia. Ahora veo al menos una docena de año en año. Es maravilloso que tengamos la posibilidad pasar mucho más años con nuestros queridos compañeros, pero una mayor longevidad es un arma de doble filo.

Una vida más extendida también significa mucho más tiempo a fin de que los gatos desarrollen trastornos socios con el envejecimiento. Los adelantos en el diagnóstico y la terapéutica veterinaria han permitido progresar el manejo de las afecciones médicas relacionadas con la edad, como el cáncer, la artritis y las patologías renales; no obstante, hay otra dolencia asociada a la edad para la que todavía no hay un régimen definitivo: la disminución de la capacidad cognitiva conforme un gato envejece.

El síndrome de disfunción cognitiva (SDC) es una condición lenta y degenerante del cerebro que conduce al deterioro de la aptitud cognitiva de un gato. Los gatos afectados detallan dificultades de estudio, memoria y conciencia. La multitud a menudo utiliza términos laicos como demencia felina, senilidad e incluso «gato Alzheimer» (como solía llamarlo un cliente mío), y no tengo ningún inconveniente con esto, ya que la mayor parte de la gente tienen la posibilidad de relacionarse con estos términos y comprender sus implicaciones.

Signos de CDS

Se pueden observar múltiples cambios de comportamiento en gatos con CDS, como estos seis:

  1. Desorientación, que es el más habitual. Los gatos pueden parecer perdidos o confundidos pese a haber vivido en su entorno a lo largo de años. Hace muchos años, adopté una gata de 10 años llamada Ethel que vivió, de forma pasmante, durante 10 años mucho más. Alrededor de los 17 años, su comportamiento empezó a cambiar. Una mañana, coloqué un plato de comida enlatada sobre su mantel individual y ella se acercó a comer. Cinco pasos antes de llegar al cuenco, se detuvo, se sentó y miró fijamente en torno a la habitación. Después de un minuto, la levanté y la llevé los pocos pasos sobrantes hasta el cuenco. Vio el cuenco, se inclinó y comenzó a comer como siempre. Al parecer, había olvidado, a medio paso, por qué razón paseaba hacia su mantel individual. Los gatos con CDS pueden deambular tras los muebles y quedar atrapados, quedarse bloqueados en la esquina de una habitación o, a veces, simplemente mirar al vacío.
  2. Cambios en la interacción social. Ciertos gatos pueden volverse muy pegajosos. Otros pueden ponerse de mal humor, irritables o ansiosos con sus dueños. Ciertos clientes me han dicho que su gato por el momento no semeja reconocerlos. (Ethel se volvió muy que se pega, lo que no me importó en lo más mínimo).
  3. Aseo menos frecuente
  4. Disminucion del apetito
  5. Ciclos de sueño-vigilia perturbados. Un gato que antes dormía toda la noche en este momento puede despertarse en la mitad de la noche y caminar o deambular, a veces vocalizando en voz alta.
  6. Uso inconsistente de la caja de arena.. Este es un síntoma generalmente informado de CDS, posiblemente por el hecho de que no en todos los casos pueden rememorar dónde está su caja de arena.

Diagnóstico

El diagnóstico de CDS puede ser complicado porque varios de los signos pueden ser sutiles. Los cambios leves en el estado de ánimo, el comportamiento de aseo personal y el apetito de manera frecuente se descartan como parte normal del envejecimiento en el momento en que, en verdad, son parte del síndrome. Además, ciertas condiciones médicas observadas en gatos mayores tienen la posibilidad de imitar cambios de accionar en CDS.

Por servirnos de un ejemplo, los gatos con hipertiroidismo con frecuencia vocalizan en voz alta y los gatos con artritis reumatoide pueden tener problemas para ingresar y salir de su caja de arena, lo que provoca que busquen sitios alternativos para llevar a cabo sus pretensiones. Es esencial que un veterinario examine a su gato para descartar causas médicas de los cambios de comportamiento.

Según una investigación, precisamente el 28% de los gatos de 11 a 14 años mostrarán por lo menos un signo de accionar relacionado con CDS. Esto incrementa al 50% para los gatos mayores de 15 años.

Régimen

No hay tratamientos aprobados por la FDA para los CDS felinos. El propósito del régimen es apoyar la función cognitiva actual del gato, aliviar la ansiedad y progresar el confort del gato de la mejor forma viable. Sostener un ambiente estimulante para mantener la mente del gato ocupada puede ralentizar la progresión y tal vez incluso mejorar la función cognitiva. Esto se puede lograr mediante un programa de ejercicio regular, la utilización de juguetes interactivos, la colocación de un comedero para pájaros fuera de la ventana preferida del gato, etcétera.

Faltan opciones farmacéuticas para los CDS felinos. El medicamento selegilina (nombre de marca Anipryl) está aprobado por la FDA solo para CDS caninos, no CDS felinos. El uso de este fármaco en gatos se considera «no correcto en la etiqueta». Faltan estudios enormes y controlados; no obstante, un pequeño ensayo abierto con selegilina mostró un efecto positivo en gatos, y la Asociación Estadounidense de Profesionales Felinos apoya la utilización de este medicamento para el SDC felino.

La S-adenosilmetionina (nombre de marca Novifit) mostró algún beneficio en gatos con disfunción cognitiva suave a moderada, lo que recomienda que este fármaco puede ser más útil si se administra en las primeras etapas del CDS. Se ha sugerido que varios otros modelos y suplementos son probablemente ventajosos (antioxidantes, vitaminas, ácidos grasos omega-3), y hay muchos suplementos nutricionales que se comercializan como potenciadores de la cognición, pero faltan estudios controlados de su efectividad.

Los regímenes ricas en vitamina E y antioxidantes tienen la posibilidad de postergar la progresión del CDS, y muchas dietas recetadas para personas mayores contienen proporciones mayores de estas substancias. Para los gatos cuyo síntoma primordial de CDS es una mayor ansiedad, los medicamentos contra la ansiedad pueden proveer cierto alivio. Un poco mucho más de amor y atención es algo que todos y cada uno de los gatos disfrutan, pero puede ser singularmente bueno para los gatos con CDS.

Si bien el CDS es progresivo, los gatos damnificados acostumbran a tener una excelente calidad de vida, en especial si el dueño es consciente de la afección y proporciona al gato el acompañamiento sensible y ambiental que precisa.

Reglas de la casa de gatos mayores

Ajuste el ambiente de Kitty a fin de que sea mucho más accesible para las personas mayores y realice que su gato se sienta más cómodo.

✤ Los recursos importantes como la comida, el agua y la caja de arena deben ser de forma fácil alcanzables; Los gatos jubilados no deberían tener que subir y bajar un tramo de escaleras para acceder a estos recursos.

✤ Se tienen que emplear luces nocturnas para iluminar las áreas oscuras y los pasillos para asistir al gato a ubicar su comida y su caja de arena más de forma fácil.

✤ Añada otra caja de arena a la vivienda para ayudar a reducir los accidentes en la casa. Son preferibles las cajas de arena con lados bajos, puesto que son mucho más fáciles para que el gato entre y salga.

✤ Cualquier perturbación del medio ambiente debe ser gradual y discreta; la previsibilidad y la congruencia adquieren mayor importancia conforme los gatos envejecen. Ahora no es el instante de actualizar la casa, reorganizar los muebles o ingresar una exclusiva mascota en la vivienda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *